29.3.07

Glamour de entrecasa II

Hoy: Paty Lo que toda la vida había sido una hamburgusa desde hace unos años es mejor conocido, gracias a la primera marca que las comercializó congeladas, como Paty. En ocasiones nos referimos a los congelados o comprados como "patys" y a las caseras como hamburguesas. En realidad, los yanquis distinguen entre hamburguesa y paty: la hamburguesa es gorda, el paty finito. Como los del Big Mac. Quienes hayan comprado en una reunión de Tupper o en la estación de Once el pendorcho de hacer hamburguesas ya tienen en sus manos una herramienta para imprimirle glamour a este humilde plato: con el adminículo citado quedan con los bordes parejitos "como las compradas". Eso sí, no se olvide de pedirle a su carnicero de confianza que le pase la carne una segunda vez por la picadora, para que queda más fina y se moldee mejor, y por supuesto que no tenga mucha grasa, o desaparecerá en la plancha como los patys marca ídem. Hoy propongo una forma sencilla de sorprender con patys caseros: Patys rellenos. El primer tip vale para todos los patys caseros del universo y es tan simple que parece mentira que no lo usemos más: saborrr! Además de amasar la carne con sal y pimienta, póngale alguna especia o similar que le varíe el gusto: orégano, romero, ajo y perejil (si no tiene ganas de picarlos use de frasquito, la humedad de la carne se encargará de hidratarlos), curry, mostaza (de Dijon, estamos hablando de glamour!), cebolla u hongos (mediante polvito para sopa crema), extracto de tomate, ají picante... lo que Ud. se le ocurra. Yo le puse tomillo "porque me plaze", como decía Fabio Alberti imitando a Arguiñano. Una vez amasada la carne, tomamos la mitad y la aplastamos sobre un plato playo. A continuación marcamos tres divisiones con una espátula o un cuchillo, que dejarán el círculo de carne dividido en seis fragmentos. Es importante que sepamos bien dónde están las divisiones. Ponemos entonces el relleno sobre cada uno de los segmentos dejando suficiente espacio alrededor para poder cerrar bien el paty y quie no se nos chorree por los costados cuando lo cocinemos. Yo le puse quesito adler que por su forma resulta ideal para este menester, pero puede ser otro quesito, espinaca con ricotta, paté, champiñones salteados (y escurridos), por decir algo. El resto de la carne lo dividimos en seis pedacitos y cubrimos cada segmento con uno de ellos (previo aplastamiento para no espachurrar el relleno). Ahora sí, con la espátula separamos propiamente los segmentos y sellamos bien los bordes de cada uno para que no se salga el relleno al cocinar. Hay que ser cariñoso con la carne y sobarla un poquito en los bordes (jejejejeje sí, lo puse a propósito. Pero haganlón o se les va a chorrear... seguimos con el chiste fácil). Obvio que también puede hacer los patys con esta forma pero sin rellenar, en este caso simplemente aplaste toda la carne en el plato, corte y empareje los bordes. Finalmente recomiendo freezar los patys antes de cocinarlos, ya que así mantienen mejor la forma y les queda una crosta más crocantita. Como pueden ver en la última foto este formato no sólo la hará quedar como una reina (¿Quién no se maravilló de las hamburguesas cuadradas del desaparecido Wendy's?) sino que es muy práctico puesto que se pueden cocinar seis patys en una plancha donde normalmente a duras penas caben cuatro (para esta receta usé 1/2 kg de carne picada). Así que ya saben como hacer patys fashion. Ah! Y si quiere ud. que le dé su dosis de glamour a un plato en especial... se aceptan consultas.

2 comentarios:

  1. Me lo imagino, me estaba relamiendo de sólo leer la receta, con tanta foto ilustrativa... A mi regreso no dejaré de hacerlo. Viva el blog culinario!!

    ResponderEliminar

Podéis decir las barbaridades que gustéis, pero con altura, por favor.